Si visitas una de las cadenas de comida rápida más populares en tu ciudad, seguramente te dejará preguntandote durante días sobre cómo se las arreglan para funcionar.

Los días entre semana, el servicio del restaurante es por lo general una clase aparte, pero durante las horas punta y los fines de semana se bloquea. Los camareros y los cocineros gritan para preparar los pedidos, los clientes resoplan con impaciencia, y la línea se ve muy muy lejos.

Volver

Esta Web almacena cookies en tu ordenador para mejorar nuestra página y para ofrecerte servicios más personalizados, tanto en esta Web como en otros canales online. Consientes la recopilación de cookies y el tratamiento de las mismas en caso de continuar navegando por nuestra Página Web. Puedes acceder a nuestra Política de Cookies para obtener más información.

Aceptar